Setas – Ruta de les Foces del Pendón (Fuensanta)

(Texto: Roi Sampedro Rañó y Alex Mazaira)

Después de un mes de Octubre prácticamente en blanco en lo micológico, en el que los Geohikers nos tuvimos que conformar con coger castañas, este finde volvimos al ataque a ver si por fin este otoño loco nos daba alguna sorpresa micológica. En esta ocasión el escenario fue la ruta de les Foces del Pendón (Concejo de Nava), un terreno en el que predominan las calizas carboníferas de la Formación Barcaliente, además de sedimentos variados de edad cretácica, con areniscas, conglomerados, calizas, etc. La vegetación es variada, con prados ricos en materia orgánica y bosques de castaños, hayas, robles, acebos…  

La llegada no pudo ser mejor, nada más comenzar la ruta inspeccionamos unos castaños bajo los que había algunos Boletus edulis, dos de los cuales acabaron en la cocina. El día tenía buena pinta, sin embargo a partir de ahí no apareció gran cosa. Durante buena parte de la ruta observamos algunos ejemplares de Coprinus comatus, o muy jóvenes o muy ancianos para venirse con nosotros, y de los que no se sacó ninguna foto. Se nota que a esta seta le gusta el terreno bien abonado, cortesía de la población vacuna que habita la zona.

 

Boletus edulis

 

Ya hacia el final de la ruta decidimos salirnos del aburrido sendero pavimentado para bajar un rato entre castaños y robles a ver si localizábamos algo digno de ser fotografiado o cocinado. La crujiente hojarasca albergaba algún boleto de buen tamaño pero totalmente destrozado, pasto de gusanos y otros animales. Solo dos cosillas interesantes aparecieron. La primera fue un pequeño grupo de Amanita citrina de las que fotografiamos una bastante guapa, aun joven, mostrando algún resto del velo sobre el sombrero de color amarillo y con su bonito anillo ligeramente estriado.

 

Amanita citrina

 

Cerca nos encontramos con otra de esas “porquerías” que crecen sobre troncos y ramas y que siempre hay que inspeccionar de cerca, ya que pueden salir cosas tan fotogénicas como esta Phlebia radiata, ideal para rematar una ruta que finalmente no fue muy productiva en cuanto a hongos.

 

Phlebia radiata

En vistas de la pobre cosecha obtenida en la zona de Fuensanta, decidimos movernos en busca de altos prados de pasto para probar suerte con la tan deseada Macrolepiota procera. Fuimos directamente a un lugar  que ya conocíamos con anterioridad, de cuyo nombre no quiero acordarme, en donde encontramos un buen número de ejemplares, muchos de ellos muy jóvenes aún, repartidos en varios prados con vacas.  Tras coger media docena de estos hongos, dimos el día por terminado y regresamos a casa para preparar un buen revuelto de setas con ajos y panceta. Delicioso.

Macrolepiota procera y Boletus edulis


2 comentarios

    • tu tio jose on 19/02/2012 at 19:30
    • Responder

    vaya morro que tienes

    1. Jajaja que va!! Si este año no pudimos coger casi ninguna seta…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

5 + 5 =