Setas – Ruta de Brañagallones (P.N. de Redes)

Fotos y texto de Roi Sampedro.

La jornada no estuvo mal para inaugurar la temporada, una temporada que este año comienza con tiempo propio de verano, para sorpresa de los que habitamos el norte de la península. Sin duda destacó más la variedad que la cantidad, con algunas cosas interesantes para fotografiar, ya que además de la ausencia de comestibles destacables hay que recordar que la recolección de setas en Redes está permitida solamente para los habitantes de los municipios incluidos en el Parque. El paseo recorrió bosquetes de hayas, con algunos acebos, castaños y robles que crecen sobre un substrato predominantemente silíceo (pizarras y areniscas principalmente). La primera víctima en aparecer fue la Mycena crocata, una setita humilde y delicada, de esas que pasa desapercibida cuando te limitas a níscalos y boletos, que todos tenemos días de esos. La característica distintiva principal respecto de otras especies del género es el látex naranja que en la foto se adivina rezumando bajo las láminas.

 

Mycena crocata

 

Siguiendo con el camino nos paramos a examinar unas ramas rotas sobre las que crecían unas llamativas cochinadas, que resultaron ser Pycnoporus cinnabarinus. Como se ve en la foto los poros muestran un bonito color rojizo, al que hace referencia el “apellido” cinnabarinus, tan evocador mineralógicamente hablando.

 

Pycnoporus cinnabarinus

 

En un pequeño claro nos recibió una tímida y solitaria Amanita vaginata, en plena juventud vista la abertura del sombrero, con sus típicas estrías en el margen.

 

Amanita vaginata

 

En el mismo claro apareció la sorpresa del día, nuestro primer encuentro con Geastrum triplex. El ejemplar era ya viejo, pero aún identificable. Dentro del género Geastrum, el triplex se diferencia por el collar carnoso que rodea el endoperidio (la cabeza de color claro), y que se ve bien individualizado de los lóbulos del exoperidio, que forman las puntas de la estrella.

 

Geastrum triplex

 

A menos de un metro se encontraba este grupo de Lycoperdon sp., al que no nos atrevimos a poner apellido. Es bueno aceptar nuestros límites.

 

Lycoperdon sp.

 

Lo mismo decidimos hacer con esta preciosa Russula sp. de pie blanco y sombrero violáceo. Las rúsulas también son terreno pantanoso en el que preferimos entrar con mucha precaución.

 

Russula sp.

Para finalizar el paseo nos paramos a retratar a este Trametes hirsuta, ya algo cubierto de verdín, pero muy elegante.

 

Trametes hirsuta


Deja un comentario