Setas – En el bosque de las amanitas muscarias

En una de mis habituales  incursiones a los pequeños bosques que rodean mi barrio en Ostrava, me dirigí a la parte alta de una pequeña colina cercana en busca de setas y buenas estampas otoñales que fotografiar. Sabedor de que toda esa zona es muy transitada por paseantes, sobretodo jubilados con navaja en mano, decidí alejarme un poco de los caminos y adentrarme en la parte del bosque con menos “presión humana”, donde las posibilidades de encontrar buenos ejemplares de setas son mayores. Desgraciadamente, el “monte a través” en estos lares supone llevarse a casa multitud de pequeñas garrapatas dispuestas a chuparte la sangre. Tras una breve caminata llegué a una espesa plantación de pinos jóvenes donde tiempo atrás había encontrado algún que otro boletus. El reducido espacio para moverse entre esos pequeños pinos hace que casi nadie merodee entre sus troncos, por lo que parecía un lugar perfecto para encontrar por fin un buen botín micológico. Y de hecho lo encontré, aunque era un poco tóxico. Desde la última vez que había estado allí habían crecido decenas de Amanitas muscarias. Las había de todos los tamaños y formas. Algunas habían perdido completamente sus característicos puntos blancos, otras habían empezado a asomar entre las acículas del suelo recientemente, otras habían sido parcialmente comidas por pequeñas babosas de color ocre, curiosamente llamadas “babosas españolas” (Arion lusitanicus). Las había con el sombrero totalmente cerrado a modo de pelota de golf y con él totalmente abierto y plano.

La Amanita muscaria es una especie de hongo muy común en Europa. Se encuentra en una gran variedad de hábitats y está siempre asociada a las raíces de diferentes especies arbóreas como hayas, pinos negros, abetos o abedules. De hecho, no es raro encontrar setas de esta especie formando grandes grupos bajo coníferas, como en este caso. La Amanita muscaria es probablemente unas de las setas más conocidas en el mundo debido a su inconfundible aspecto. Además, es bien conocida por sus propiedades psicotrópicas y tóxicas derivadas de su contenido en muscimol y muscarina respectivamente.

En esta parte de Europa existen abundantes zonas arbóreas aisladas compuestas por bosques mixtos o por plantaciones de coníferas de uso industrial. Estas pequeñas masas forestales suelen estar rodeadas por campos de cultivo y no suelen ser muy extensas (varias hectáreas). Sin embargo, tienen una grandísima importancia para la conservación de la biodiversidad, ya que de otra manera la fuerte presión demográfica de los países centroeuropeos no dejaría apenas hábitats óptimos para el desarrollo de la fauna y flora. En estos bosques es fácil de ver especies de mamíferos como cérvidos, ardillas o liebres y especies de aves como perdices.

Además de las amanitas muscarias también pude observar otras especies como rúsulas, muy comunes en esta zona, macrolepiotas y otras setas que no supe identificar.

Armillaria ostoyae.

Ejemplar de araña con huevos en el abdomen.

Russula Sp.

 

Deja un comentario