Los siete gigantes de los Urales

Navegando por la red he encontrado esta maravilla geológica que se esconde en un rincón inhóspito de Rusia. He copiado el artículo de su web original, que por cierto es altamente recomendable:

Fuente: www.SovietRussia.es (texto y fotos)

“Al norte de los Urales, cuando estos dejan atrás la vegetación para convertirse en aterciopeladas colinas que se pierden en el horizonte, se levantan majestuosamente siete gigantes. Siete colosos de piedra que, en medio de la nada, parecen haber hecho un alto en el camino para contemplar el paisaje desde la cima de un altiplano. Con alturas que van desde los 30 hasta los 42 metros, estos siete moais, que la naturaleza ha moldeado durante más de 200 millones de años, forman uno de los legados geológicos más impresionantes y mágicos del planeta.

La formación geológica de Man-Pupu-Nyor (Мань-Пупу-Нёр, que en idioma mansi significa “pequeña montaña de los dioses”) se encuentra en un inhóspito y remoto paraje de la República Komi. Los siete tótems de piedra que forman este monumental conjunto no sólo asombran por su ubicación, dimensiones e imponente presencia, sino también por sus increíbles formas (algunos de ellos son más estrechos en la base) y caprichosa disposición (seis se encuentran agrupados mientras que el séptimo parece observarlos a lo lejos).

 

Este singular fenómeno, que desde tiempos inmemoriales ha sido fuente de todo tipo de fábulas y leyendas, se originó hace unos 200-300 millones de años, cuando en ese lugar se erigía una montaña. Con el paso del tiempo, la erosión provocada por la lluvia, viento, heladas y demás fenómenos meteorológicos han ido desgastando su superficie hasta dejar los siete pilares que se conservan actualmente. En los Urales (una de las cordilleras más antiguas de la Tierra) podemos encontrar otras formaciones que guardan cierta similitud con Man-Pupu-Nyor, pero ninguna de ellas la igualan en dimensiones y espectacularidad. También es inevitable acordarse de otros casos más cercanos, como el Roque Cinchado del Parque Nacional del Teide.

 

Ancestralmente, el acceso a este paraje estaba reservado a los chamanes de los pueblos mansi. A su alrededor se formaron múltiples leyendas, en las que el denominador común solía ser el enfrentamiento entre un chamán y un grupo de gigantes. Según una de las más extendidas, un chamán habría pronunciado un conjuro para convertir en piedra seis malvados gigantes que pretendían cruzar la cordillera, pero con la mala fortuna de caer él también víctima del encantamiento; dando así explicación a la distribución de los pilares (seis agrupados y uno más apartado).

Debido a su remota ubicación, el acceso a Man-Pupu-Nyor está reservado a excursionistas bien preparados o viajeros que cuenten con medios como helicópteros o motos de nieve.”

[flickr id=”6101532638″ thumbnail=”medium” overlay=”true” size=”medium” group=”” align=”center”]

 


Deja un comentario

Your email address will not be published.

+ 50 = 58