«

»

Ascensión en las fuentes del Esla: Pico Ten

En esta ocasión nos hemos acercado al Pico Ten (2.142 m), una bonita cumbre situada en el Parque Regional de los Pico de Europa, en la provincia de León. A los pies de este pico se encuentran las fuentes del Río Esla, uno de los afluentes más importantes del Duero. Conocido en tiempos de Roma como Río Astura, dio nombre al pueblo que moraba en su margen occidental, los Astures, a su capital, Astúrica Augusta (Astorga) y a la actual provincia de Asturias.

La panorámica que se tiene desde esta cumbre en los días despejados es excepcional. Desde ella se distinguen fácilmente el macizo occidental de los Picos de Europa hacia el NE, los picos de Riaño al SE, el Macizo del Mampodre y las Cumbres de San Isidro hacia el SO y las cumbres de los parques naturales de Redes y Ponga hacia el Norte.

 

 

 

En la zona en la que se encuadra el Pico Ten afloran exclusivamente materiales de edad paleozoica, concretamente del Cámbrico, Ordovícico, Devónico y Carbonífero. El pico en sí es una gran mole de calizas de color gris oscuro, bien estratificadas, correspondientes a la Fm. Barcaliente. Los organismos fósiles no abundan en estas rocas, aunque si se tiene buen ojo se puede llegar a observar algún lamelibranquio, sobre todo en la base de la montaña. Una característica de estas calizas es que, debido a su alto contenido en materia orgánica, pueden desprender un olor fétido cuando se golpean.

 

 

Hacia el noroeste del pico se encuentra el Puerto de Ventaniella, collado que da nombre a una de las estructuras geológicas más importantes de esta zona: La Falla de Ventaniella. Esta falla se extiende varios cientos de kilómetros con dirección NO-SE, desde el cañón submarino de Avilés, en la costa cantábrica, hasta el extremo norte de la cuenca del Duero, donde “desaparece” bajo los sedimentos terciarios. Esta falla tiene un movimiento de desgarre dextral, aunque durante la orogenia alpina experimentó importantes desplazamientos verticales con elevación del bloque nororiental, dando así lugar al a la alineación montañosa del Cordal de Ponga. Actualmente los movimientos de esta gran fractura son fuente de pequeños terremotos, sobretodo en la zona del puerto de Tarna y Riaño.

 

 Falla de Ventaniella representada sobre el Puerto de Ventaniella (arriba) y sobre un mapa geológico de la Zona Cantábrica (abajo).

En la vertiente SE del Pico Ten se puede observar claramente las huellas que la acción conjunta de los procesos fluvioglaciares y kársticos han dejado sobre las formaciones calizas. Las paredes casi verticales que exhibe la parte alta de la montaña por ese flanco, son los restos de un antiguo circo glaciar que alimentaba una gran lengua de hielo con dirección E, hacia el paraje de La Hondanada, que, como bien indica su nombre, corresponde a una gran dolina de disolución.

 

Erosión glacial y kárstica de las calizas.

 

Si se accede a esta zona desde Asturias, a través del Parque Nacional de Redes, es muy recomendable hacer una parada en la Cueva Devoyu, situada en la localidad de Les Llanes, en el concejo de Caso. Esta formación se trata de un túnel natural de unos 200 metros de longitud excavado en estratos de roca caliza por el río Nalón. Desde la carretera es posible contemplar las enormes dimensiones de la entrada y la salida de la cueva. En su interior viven varias especies de murciélago, entre ellos el llamado Murciélago de Cueva (Miniopterus schreibersii), que está catalogado como de interés especial. Esta formación geológica fue declarada monumento natural en 2003.

 

 

Descripción de la ruta:

El ascenso al Pico Ten se puede efectuar por varios recorridos, si bien se suele usar el pueblo de La Uña o sus alrededores como punto de partida y llegada. En esta ocasión se decidió partir desde el área recreativa cercana a los prados de Carbellares (ver mapa), situada en la Carretera del Puerto de Tarna, a unos 2 km de La Uña. Cogiendo el camino que se dirige al Collado de Ventaniella  en dirección NO se llega a una majada a los pies del pico, en la confluencia de varios arroyos estacionales. Desde aquí se remonta el pequeño valle que forma el Arroyo de la Majada de la Castellana en dirección NNE, hasta llegar a la Collada de las Arriondas o del Cardal (1.755 m), lugar en el que se gira hacia el SSE para encarar una ladera de gran pendiente hasta la cumbre (2.142). El descenso se realizó por la gran cresta que discurre en dirección  SO y que llega de nuevo a la majada, desde donde se retorna por el mismo camino de ida.

Otras variantes de esta ruta pueden ser, por ejemplo, realizarla en dirección inversa, ascendiendo por la cresta y bajando por la Collada, o descender hacia el Sur cruzando el Puerto de la Horcada y cogiendo el camino que discurre paralelo al arroyo del mismo nombre, hasta La Uña.

 

 

Más fotos:

 

Datos de interés:

– Tipo de ruta: Ascensión circular.

– Distancia: 10,5 km

– Hoja mapa MAGNA50: 80 (Burón)

– Hoja mapa topográfico MTN25: 80-1 (Oseja de Sajambre); 80-3 (Burón)

– Tracks GPS:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1664509

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2023643

– Información de la zona:

http://www.altoesla.com/Historia/LaMerindad.htm

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =